• Educación diferenciada


    La enseñanza diferenciada es una opción pedagógica que busca atender más específicamente a la diversidad entre el hombre y la mujer.
    El hombre y la mujer tienen la misma dignidad y los mismos derechos, pero presentan diferencias que afectan a toda su persona, y el modelo educativo de la enseñanza diferenciada apuesta por una atención especializada en esas características propias de cada sexo.

    Se trata de una apuesta pedagógica que en las últimas décadas han asumido con éxito bastantes instituciones educativas muy diversas en todo el mundo, con excelentes resultados académicos y de socialización. Y una diversidad de oferta que, en todo caso, enriquece el panorama educativo.

    Las niñas maduran biológica y psíquicamente antes que los varones, suelen ser más tranquilas, más disciplinadas y más ordenadas, mientras que a los chicos les supone un mayor esfuerzo adaptarse a los moldes establecidos en las aulas. Esto hace que los niños disminuyan su rendimiento porque la comparación constante con las niñas les provoca un comportamiento inhibitorio. Esa es una de las razones por las que los adolescentes varones son un colectivo especialmente vulnerable en nuestros días, como muestran las altas cifras de fracaso escolar, en muchos casos superiores en un 60% a los de las chicas de su mismo entorno.

    Desde el punto de vista científico no es fácil afirmar que la coeducación sea superior a la educación separada, ni tampoco lo contrario. Pero es obvio que un sistema donde coexistan ambos modelos satisface más la demanda de cada familia, que es quien tiene, al fin y al cabo, la responsabilidad de la educación de sus hijos.
    En Educar A.C., optando por este modelo de educación, se lleva a cabo nuestra labor en nuestros dos colegios:

  • En el colegio Acuautla: mejorar a la familia



    Los actuales alumnos y los que ya terminaron sus estudios son el mejor testimonio de la labor formativa que se lleva a cabo en Acuautla. Allí los profesores hacen especial hincapié en la asesoría personal con cada uno de los alumnos y sus familias. Es en estas entrevistas donde se detectan y encauzan, siempre de acuerdo con los padres, algunos problemas familiares o de comportamiento que afectan a la educación escolar.

    Los sábados, en Acuautla, y con la participación de jóvenes de la zona que no son alumnos del colegio, tienen lugar actividades extraescolares que facilitan el aprovechamiento del tiempo libre de los muchachos a través de la formación humana y el deporte. Mensualmente hay una reunión con los padres en la que se les entregan las evaluaciones de sus hijos. Pueden charlar con el profesor de grupo y se les explica alguna virtud para vivir especialmente durante ese mes. Además, los padres participan voluntariamente en los llamados sábados ecológicos, que permiten mantener en buen estado las instalaciones y limpios sus alrededores.

    El desafío de extender la formación de EDUCAR a muchas familias más ha llevado a los directivos a plantearse nuevas metas. Los alcances de esta obra que ha crecido sorprendentemente son ilimitados, recordaba recientemente.

    Entre los padres que llevan a sus hijos por Acuautla predominan los obreros, conductores de vehículos, trabajadores de la construcción, fontaneros y pintores. Muchos de ellos no han tenido acceso a la escuela o la han dejado antes de concluir los estudios básicos para poder dedicarse a trabajar y sostener así a su familia.

    Poco a poco, una prometedora transformación de actitudes, comportamientos y habilidades se va reflejando en las personas, en sus hogares, en la escuela y en todo el entorno de este rincón del Estado de México.
  • Educar a su gente




    EDUCAR, A.C. dio comienzo a sus actividades en 1990, en el Municipio de Ixtapaluca, en un terreno donado. Nació con la constitución de un patronato cuya misión consistiría en recabar los fondos necesarios para el sostenimiento de la entidad así como preservar su nivel académico, moral y cívico. Cuando se comenzó, mucha gente vivía en condiciones precarias.

    Ahora, después de casi veintidós años, la zona ha mejorado sustancialmente, gracias al esfuerzo conjunto del gobierno estatal, Municipal y de instituciones privadas. Con el apoyo de muchas personas y entidades, EDUCAR dio vida a dos escuelas, Centro Educativo Meyalli y Centro Escolar Acuautla, para niñas y niños respectivamente, donde se imparten clases de preescolar, primaria, secundaria y Preparatoria. En ambos colegios, los alumnos han podido tener acceso a clases de inglés e informática, lo que facilitará su futura incorporación al mercado laboral. Hoy día, EDUCAR atiende más de 1.500 alumnos de unas 1.200 familias; en veintiún años de vida, su labor ha repercutido en cerca de 30.000 personas.
  • Una visita que dejó huella




    Cinco años después del trágico terremoto, los habitantes del Valle de Chalco tuvieron la dicha de ver de cerca y escuchar de viva voz a Su Santidad Juan Pablo II. Fueron jornadas memorables que todos recuerdan aún con gran cariño; días que dejaron una huella profunda en todos.

    El 7 de mayo de 1990, durante su paso por el Valle de Chalco, el Santo Padre celebró la Santa Misa ante más de 500.000 personas. En su homilía proclamó: No podemos vivir y dormir tranquilos mientras miles de hermanos nuestros, muy cerca de nosotros, carecen de lo más indispensable para llevar una vida humana digna.

    Estas palabras dejaron poso en un pequeño grupo de profesionales que conocían las enseñanzas de san Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei, y les impulsaron a dar vida a EDUCAR, A.C. No fue tarea fácil. El proyecto tenía visos de ser una auténtica locura, pero, quizá precisamente por eso, también podía ser una idea de esas que cambian el rumbo de los acontecimientos.